Blog
Die Geschichte des Flamenco

Historia de flamenco 12

En paralelo a lo anterior aparecen, una vez acabado el ciclo de la Ópera Flamenca en la década de los cincuenta, los festivales flamenco, que en la provincia de Sevilla van a comenzar su andadura con El Potaje de Utrera en 1957, Mairena del Alcor en 1962, El Gazpacho de Morón en 1963, y La Caracolá de Lebrija en 1966. Recogemos un las notas a pié de página lo que sobre ellos comentaban en diferentes entrevistas Antonio Mairena 1, uno de sus impulsores, y El Turronero 2 uno de sus asiduos artistas en los setenta.

 1, "Yo los impulsé y ayudé cuanto pude desde su nacimiento, porque me daba cuenta de que en los tablaos el cante, subordinado al baile, se estaba ensordeciendo y asfixiando [...] A mi modo de ver, los festivales han tenido una cara positiva, pues gracias a ellos se canta para escuchar y se toca para cantar, cosa que no podía hacerse en los tablaos, y los artistas encuentran en ellos una ayuda para vivir". García Ulecia, Alberto, op.cit.

2, Juan Toro, entrevista al Turronero 1998 www.deflamenco.com

 No obstante, tu época de explosión fueron los años setenta y principio de los ochenta, en los que no había un festival en el que tu nombre no figurase en los carteles.

 Pues sí, a nivel popular era tal como tú dices. Pero luego, en soledad, a nivel particular, no tuve tiempo de paladear el triunfo. No tenía tranquilidad, cantaba y cantaba a todas horas. Incluso a veces llegué a pensar que me tomarían por loco, porque terminaba un festival y yendo por la carretera le decía al chofer que parara el coche, y me ponía a repasar o perfeccionaralgún tercio. Todo esto en plena noche, al aire libre en el campo. Vivía muy deprisa, muy ficticiamente.

 ¿Y qué pasa con todo ese dineral que se gana en esos momentos Manuel?¿Cómo es que luego vienen estas adversidades y no hay recursos?

 Yo leí alguna vez no sé dónde, que el dinero fácil, fácil se va. T es así. Cuando yo le pedí a Pulpón ochenta mil pesetas por festival, me dijo que no podía ser, que eso no lo ganaba ni Mairena ni Fosforito. Yo pasaba mucho miedo delante del público, porque los críticos me daban mucha leña y eso me llegó a comer el coco, me creó mucha inseguridad porque era muy joven. Por tanto, le dije a mi representante que yo quería cobrar ochenta mil pesetas, que efectivamente era muchísimo dinero hace veinticinco o treinta años. Yo, en los años setenta me levantaba con veinte mil duro en el bolsillo y por mucho que gastara, al acostarme volvía a tener otros veinte mil. Eso no se llega a apreciar. Te piensas que eres rico y que nunca se va a acabar. 

1 de enero de 2014 · Ihr Einkaufskorb Die Geschichte des Flamenco

Confecciones Molina, S.L. CIF B-41160995 · P.I. La Red Sur. Calle La Red Uno. 39 · 41500 Alcalá de Guadaíra (Sevilla)

Tel. +34 955 630 833 · Fax +34 955 630 213 | info@e-molina.com | Rechtlicher Hinweis







Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.